Colección Cuentos


La niña que hacía reír a Dios, de Preciada Azancot.

La niña que hacia reir a Dios, de Preciada AzancotVersión en español: Comprar en Amazon.com / Comprar en Amazon.es

Toda una generación ha vivido enamorada de El Principito de Antoine de Saint Exupery y sigue soñando con él. Ahora llega, retomando la antorcha -pues ella nació casi cuando él desapareció en el cielo- la autora de esta novela corta para los niños de todas las edades -muy en especial en edad de ser abuelos- para traerles La niña que hacía reír a Dios. Gran admiradora y enamorada del Principito, le creó a una Princesita para él, para que no se vuelva a ir de nuestro mundo.Preciada Azancot, muy conocida como la creadora del MAT (Metamodelo de Análisis Transformacional), cuyos libros encontraremos en esta misma editorial, hizo posible el sueño del Principito en esta tierra: encontrar, la armonía, claridad, corporalidad, metamorfosis, alma y espíritu, extraviados en este planeta.El relato muestra cómo una niña, caída del reino de los ángeles, aporta la leyes del cielo a esta tierra y busca a su principito, a su alma gemela, para construir con él ese paraíso de dos que se llama pareja.Para ello, lo busca en el desierto, luego en Paris, luego en Nueva York, luego en Pekín, luego en Benarés, luego en Roma, encontrándolo por fin, al final del relato, donde menos se lo esperaba.Mientras encuentra a su amado, la niña entrega a cada capital y a sus habitantes las claves que trajo del paraíso.El Principito nos trae, desde las estrellas, la parte que al hombre corresponde traer para hacer este mundo mejor. La Niña aporta, en un siglo iluminado por la esperanza en la mujer, las claves que corresponden traer a la mujer para que, juntos y unidos puedan retornar, sin tener que morir para ello, al jardín del Edén.Un relato que conmueve, divierte, enseña y sobre todo nos hace regresar a los orígenes y esencias que todos los ángeles comparten, alegrándonos la vida.Un libro maravilloso y sabio, para todas las edades.

Vea un vídeo sobre “La niña que hacía reír a Dios” (en inglés):

 -o-o-o-o-o-o-

La niña que hacía reir a Dios, de Preciada AzancotVersión bilingüe español-inglés: Comprar en Amazon.com

Cuentos de la Abuela, de Preciada Azancot.

CUENTOS DE LA ABUELA - Preciada Azancot

Comprar en Amazon.com / Comprar en Amazon.es

“Desde siempre, los grandes cuentos para niños han ejercido una función esencial sobre la imaginación futurista de los niños, que eligen argumentos simbólicos para resolver sus contradicciones y encontrar salida a los problemas vitales que no saben ni cómo formular ni cómo resolver. Cuando somos niños, tenemos la autenticidad suficiente como para reconocer, en los protagonistas de los grandes cuentos infantiles, esos guías iniciáticos con los que identificarnos y a los que emular jugando, para encontrar las claves de nuestra personalidad y la salida hacia la dicha.
Cuando se tiene la fortuna, además, de tener a una abuela que, no sólo nunca ha perdido su autenticidad de niña, sino que ha descubierto genialmente las claves que representan la servidumbre del ser humano a lo que se suele llamar “Destino” y ha despejado el camino de la metamorfosis de éste -el Destino- en felicidad y en autorrealización, nos debemos esperar, como es este el caso, a cuentos esenciales, cuentos que llegan a la raíz misma de nuestro ser y facilitan su realización dichosa.
Estos siete cuentos, preciosos y sobrecogedores, concebidos -tanto en sus palabras como en sus dibujos- para sus cinco nietos, pero extensibles a todos los niños del mundo, cuentan los siete escenarios que rigen las fantasías y la psique de los seres humanos y los llevan (nos llevan a todos, grandes y pequeños) hacia la conquista de los sueños más deslumbrantes que se convierten en realidades alcanzables.
Preciada Azancot, creadora del MAT, nos aporta, en el lenguaje más potente e inolvidable -el que entendíamos de niños-, las claves de nuestra metamorfosis de felicidad, para que la alcancemos y la conquistemos, esta vez de la mano de nuestro niños. Un libro que ningún padre, ningún abuelo ni ningún niño se debería perder.
La autora, que siempre atribuyó al amor de su abuela el germen de su propia decisión de ser libre y feliz, escribió estos cuentos, también y sobre todo, como homenaje de gratitud para con su sabia abuela.”

Comments are closed.